Páginas vistas en total

miércoles, 23 de noviembre de 2011

comentario de texto


La iglesia estaba desierta y oscura...Allá lejos, en el fondo, como una estrella perdida en el cielo de la  noche, brillaba una luz moribunda...:la luz de la lámpara que arde en el altar mayor...A sus reflejos debilísimos, que solo contribuían a hacer más visible todo  el profundo horror de las sombras, vi...lo vi, madre ,no lo dudéis;  vi un hombre que, en silencio, y vuelto de espaldas hacia el sitio en que yo estaba, recorría con una mano las  teclas del órgano, mientras tocaba con la otra sus registros.[…]Cada una de las notas parecía un sollozo ahogado dentro del tubo de metal,  que vibraba con el aire comprimido en su hueco y reproducía  el  tono sordo, casi imperceptible, pero justo.
El horror había helado la sangre de mis venas: sentía en mi cuerpo como un frío glacial, y en mis sienes fuego...Entonces quise gritar, quise gritar, pero no pude. Aquel hombre había vuelto la cara y me 15 había mirado...; digo mal, no me había mirado, porque era ciego... ¡Era mi padre!

Nació en Sevilla. Ejerció el periodismo y llevó una vida discreta, hasta su muerte en Madrid. El conjunto de sus poemas fue publicado de forma póstuma por sus amigos a partir de un manuscrito. El poema se llama XXIII. El título es Maese Pérez el organista. El tema del extracto es el miedo. El texto está formado por dos párrafos. En ellos podemos encontrar un recurso literario de aliteración: quise gritar. En el texto se describe y se narran los hechos. La estructura interna está compuesta de cinco partes. En la primera parte describe la iglesia. Después describe al hombre que el emisor  puede observar desde donde está situado.    También describe el terror que llevaba consigo, al ver el hombre. En conclusión es un texto típico del romanticismo ya que se ven reflejadas características como el misterio. Se podría decir que es un texto de Bécquer por la forma que dice que la ciudad de Sevilla es conocida para el, esto nos puede dar una idea de que es el ya que él nació allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario